Intervención en Inmuebles

     "PROTOCOLO DE INTERVENCIÓN EN INMUEBLES"

INTRODUCCIÓN
Vamos a tratar este tema desde el punto de vista operativo de la intervención policial que realiza la Patrulla de Seguridad Ciudadana (en adelante Patrulla SC), ante situaciones críticas como son los casos de violencia de género o doméstica, robos, atraco a sucursal bancaria, etc.
Ante situaciones peligrosas con delincuentes violentes, atracos y violencia de género o doméstica con toma de rehenes, bien sabemos que son las unidades especializadas las que tienen el potencial y competencia para intervenir en estos supuestos. Pero también es cierto que en la mayoría de los casos, la Patrulla SC de servicio, que a requerimiento de una llamada de emergencia, es la primera en personarse en el lugar de los hechos, es la que se encuentra con la situación crítica, teniendo que intervenir en ocasiones por las circunstancias de grave peligro hacia una posible víctima y en otras ocasiones limitarse a proporcionar el primer escalón de protección y seguridad, proporcionando la primera información “crucial” a la unidad especializada que posteriormente se haga cargo de la situación.
El objetivo de este tema será dar a conocer el procedimiento de actuación ante el requerimiento de intervenir en una de estas situaciones críticas. Conocer como hemos de prepararnos ante lo que nos vamos a encontrar, buscar las medidas de seguridad idóneas y saber como hemos de afrontar este tipo de situaciones de la formas más segura y eficaz. En resumidas cuentas, tener un “procedimiento de actuación”.
No hemos de olvidar la normativa legal sobre la entrada en lugares habitados, sabemos que solo se podrá efectuar la entrada en domicilio particular, con el consentimiento del titular, resolución judicial, urgencias o casos expresamente previstos por la Ley.
Antes de empezar con la intervención en lugares habitados hemos de tener en cuenta estas preguntas que hemos de hacernos antes de actuar:
¿A qué me enfrento?

¿Que tengo?

¿Hasta donde puedo llegar?

TIPOS  DE INTERVENCIONES EN INMUEBLES

De los diferentes tipos de intervenciones en inmuebles, trataremos las siguientes:
- Violencia de género o domestica.
- Atraco en sucursal bancaria, área servicio o similar.
- Robo en nave industrial.


ACTUACIÓN ANTE VIOLENCIA DE GÉNERO, DOMÉSTICA O SIMILAR
Una vez recibida la llamada o aviso de la existencia de una posible situación de violencia de género o domestica en un domicilio particular hemos de intentar llegar al lugar de los hechos lo antes posible.
En este tipo de casos, hemos de actuar con el personal más idóneo y eficiente que dispongamos ya que, este tipo de actuaciones suelen ser extremadamente comprometidas y delicadas debido a que normalmente se desarrollan en el entorno familiar.
Estas actuaciones conllevan niveles de alto riesgo debido a las características puntuales de agresividad existente en el agresor en esos primeros momentos, motivados por la euforias y situación emocional crítica.
En este tipo de actuaciones la víctimas suele ser del mismo entorno familiar del agresor y con frecuencia aparece el uso de la fuerza con armas blancas o de fuego.
Estas situaciones son frecuentemente ocasionadas por problemas sentimentales entre parejas, problemas laborales y desequilibrios mentales puntuales.

La forma de actuar en este tipo de incidencias la dividiremos en las siguientes fases:
1) Toma de información.
2) Preparación de la intervención.
3) La intervención.
4) Evacuación y asistencia a la víctima.

5) Reducción y detención del agresor.


1) Toma de información
Antes de la intervención es fundamental, recoger toda la información posible sobre el lugar, características del agresor, víctima, ordenes alejamiento,entorno y causas que motivó tal situación.
Si no se obtiene esta información previa en el momento del aviso o llamada, debemos intentar obtenerla en el lugar o proximidades de los hechos, bien con vecinos o personas del lugar, con conocimiento de costumbres de vida del agresor y víctima (lugar exacto de la vivienda, carácter del agresor, amenazas, motivos de la agresión, uso de armas, etc).
En el caso de que no podamos intervenir por la complejidad de la situación, recogeremos toda la información posible para entregarla a la llegada de la unidad especializada en este tipo de situaciones. Irá recogida preferente mente con este protocolo.
Información general:
  • Tipo de vivienda, objetivo (bloque vivienda, unifamiliar, etc) 
  • Agresor(estado de agresividad, antecedentes, familiares, domicilio, licencia de armas …) 
  • Víctima (edad, posible ubicación, estado de ánimo…) 
  • Armas (tipo, munición..) 
  • Actitud (problemática, desequilibrado, relación con la víctima …) 
  • Centro sanitario más cercano. 
  • ¿Situación abierta?
Información sobre la vivienda:
  • Acceso al edificio, ¿cámara en el interfono? 
  • Ventanas, balcones, patios interiores. 
  • Puerta de acceso (características). 
  • Distribución del interior de la vivienda. 
  • Anchura de escaleras y construcción. 
  • Ascensores, garajes, alarmas.
Información sobre vivienda unifamiliar: 

  • Puertas de acceso del exterior al interior de la finca. 
  • Cámaras, alarmas. 
  • Altura de vallas, espinos. 
  • Dependencias anexas. 
  • Perros. 
  • Accesos por otras viviendas.
2) Preparación de la intervención 

Para conseguir que la intervención sea lo más eficiente posible, es fundamental elegir a los agentes adecuados, a ser posible un mínimo de tres. Lo idóneo es contar con al menos un agente que tenga conocimientos de técnicas de comunicación, cualidades verbales, facilidad de palabra, que sepa dominar  situaciones críticas con calma y seguridad (un líder). Queda claro que esto sería lo idóneo pero lo más probable será que el primero en llegar al lugar de los hechos es la Patrulla SC más cercana.  

Partiendo de la hipótesis de contar con esos tres agentes, antes de llegar al lugar, han de tener claro el papel a realizar por cada uno de ellos:

  • Agente de comunicación (AC): Responsable de la comunicación con el agresor y será el encargado de dirigir la intervención.
  • Agente de reacción (AR): Responsable de neutralizar al agresor a la señal convenida.
  • Agente de evacuación (AE): Protegerá al AC durante la comunicación con el agresor y será el responsable de proteger y evacuar a la víctima en el momento de la intervención.

Pensar en llevar el material de protección idóneo como, guantes anti corte, chaleco antibalas o escudo para usarlo como medio de protección ante posibles cortes con arma blanca y como pantalla para neutralización del agresor.

3. La Intervención
Una vez en el lugar (puerta de la vivienda), y tras llamar o requerir la entrevista al agresor, establecer conversación con él y, si nos abre la puerta, intentar localizar a la víctima o su posible ubicación, bien visualmente o por ruidos procedentes del interior del inmueble o preguntando por su estado.
En caso de que el agresor NO nos abra la puerta y no nos permita la entrada, se intentará mantener comunicación desde el exterior hablando con voz clara, tranquila y tono suave, intentando convencerle de que se entiende su situación y que pretendemos ayudar en todo lo que sea posible.
Importante en estos momentos no enfrentarnos a la puerta y poner el máximo de atención para intentar escuchar todo aquello que ocurra en el interior.
Al llamar a la puerta, no golpear sobre esta fuertemente y menos aún de forma insistente.
En el caso de que el agresor abra la puerta, el (AC) y solo él, entablará la comunicación, informándole del motivo de la presencia de la fuerza actuante y que nos permita ver el estado de la posible víctima.
En la conversación en la puerta, es importante que el (AC) no levante las manos en situación de barrera, preferible retroceder lentamente en caso de agresividad por parte del agresor.
Bajar ligeramente el tono de voz, con ello hemos de intentar que se nos acerque para escucharnos mejor y así sacarle voluntariamente de la vivienda e intentar reducirlo en el momento apropiado.
Hay que dejar hablar al agresor, poner atención a lo que dice y lo que nos dice, “ESCUCHA ACTIVA”, no alterarle, mostrar calma. No cortarle la conversación ni discutir, preferible realizar momentos de silencio.
Preferible ir de paisano, no portar armas o al menos no llevarla a la vista.
Tener preparadas las señales convenidas para informar al (AR) del tipo de arma que porte el agresor y lugar donde la lleva.
En el caso del uso de armas blancas u objetos contundentes por parte del agresor, mantener siempre la calma y una apropiada distancia de seguridad.
Poner especial atención a los ruidos del interior de la vivienda, fundamental intentar escuchar a la víctima para intentar ubicar su posición.
El (AR) ha de estar preparado en todo momento para que a la señal conveniente, realizar la neutralización del agresor tanto si rebasa el marco de entrada del domicilio como, en el caso que suponga un riegos grave hacia la víctima, entrar lo más rápidamente posible.
No se aconseja el uso visible de armas de fuego si no hay muestra de las mismas por parte del agresor. Si nos precipitamos y él las ve, se alterará y posiblemente se vaya hacia la víctima con el consiguiente riesgo de agresión.
Es interesante, en el caso de entrar en la vivienda para neutralizar al agresor, localizar objetos que nos sirvan como medio de protección y que nos ayuden para controlar al agresor (una silla bien utilizada nos puede servir para apartarle y controlarle las manos y brazos).
En caso de la existencia de riesgo inminente y peligro grave hacia la víctima, si hubiese que entrar por la fuerza en el domicilio, intentar separar al agresor de la víctima lo antes posible.
El (AE), estará cerca del (AC) dándole protección en el caso de agresión por parte del agresor. No hará uso del arma de fuego a no ser que la situación lo determine.
Intentará localizar, con la vista, la ubicación de la víctima en el interior de la vivienda y observar si hubiese cualquier objeto peligroso en las inmediaciones o al alcance del agresor.
Permanecerá especialmente atento a los ruidos que vengan del interior.
En el caso de entrar en la vivienda, su misión fundamental será, separar a la víctima del peligro, protegerla y evacuarla lo más rápidamente posible.
Si en la actuación, no apreciemos riesgo grave para la víctima, NO se nos permita la entrada al domicilio, se nos amenace con agredir a la víctima, y si esta situación se convierte en una posible “toma de rehenes”, nos abstendremos de entrar en el domicilio, limitándonos a controlar la situación de la forma más segura y poner la situación en conocimiento de la Central y del Jefe de la Unidad Territorial para su conocimiento (tener previsto la asistencia médica).
Visto esto, hemos de tener muy presente esta pregunta:

Si no se interviene de modo inmediato…


¿peligra realmente la vida de alguna persona?

4. Evacuación y Asistencia de la Víctima.
En este tipo de intervenciones policiales el objetivo principal es proteger a la víctima.
Prima la protección y evacuación de la víctima a la detención y registro del agresor.
Una vez en el interior del domicilio, si se ha conseguido apartar al agresor de la víctima, el (AE) intentará dar protección y evacuarla lo antes posible, sacándola del domicilio, proporcionándole asistencia médica si hiciese falta y llevarla a las dependencias policiales para su asistencia por personal especializado.
Primordial la misión del (AE), a de limitarse a la protección de la víctima y olvidarse de otro tipo de actuación.

5. Detención del Agresor.
En el momento de la intervención, se intentará reducir al agresor lo más rápidamente posible y una vez evacuada la víctima del domicilio, se procederá a su engrilletamiento, recogida de armas si existiesen y espera de refuerzos para posteriormente proporcionar asistencia médica si fuese necesario y el traslado.          

INTERVENCIÓN ANTE POSIBLE ATRACO EN SUCURSAL BANCARIA O SIMILAR
Otro de los tipos de actuaciones que suelen darse, en el que tengamos que realizar una entrada en inmueble, suele ser el atraco a sucursales bancarias, estaciones o áreas de servicios o lugares de características similares (inmuebles públicos).
Este tipo de actuaciones comienzan con la llamada o aviso de posible robo o atraco en uno de estos inmuebles determinados.
Se suele avisar a la Patrulla SC de Servicio que se encuentre más próxima al lugar de los hechos. Aconsejable mandar algún equipo más de apoyo y refuerzo.
La patrulla que se dirija al lugar de los hechos, antes de llegar al punto en concreto, a de tener presente lo siguiente puntos y pensar que:
  • En el caso de aviso por “salto de alarma”… que se trate de falsa alarma. No bajar la guardia hasta confirmar tal hecho.
  • Que al llegar al lugar de hechos… los agresores ya no se encuentren en el lugar.
  • Que los agresores estén dentro del inmueble.
  • La hipótesis más peligrosa… que los agresores porten armas de fuego.

Nos centraremos en el 3º y 4º punto, ya que es en estas situaciones, en la que nos encontraremos con el posible factor sorpresa y el mayor riesgo de peligrosidad.

PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN
En el momento de la llegada de la patrulla al lugar de los hechos, mostrar especial atención y actuar siguiendo este procedimiento: 
  • A la llegada a las proximidades del lugar, si llevamos los prioritarios activados, desactivarlos, observar posibles movimientos sospechosos de vehículos en la zona, puede coincidir que en ese mismo momento de la llegada de la patrulla, los agresores se estén dando a la fuga. 
  • A la llegada al lugar, observar la posibilidad de vehículo sospechoso aparcado en la proximidad o junto a la puerta del inmueble. Este vehículo suele estar ocupado por un individuo al volante y el motor en marcha (ojo a los movimientos, gestos y señales de este). 
  • No parar el coche patrulla en la misma puerta del inmueble, se detectaría la presencia policial y daría tiempo de reacción a los agresores. 
  • Efectuar una aproximación a pie, con todas las medidas de seguridad. Conseguiremos el “Factor Sorpresa”, aprovechar ventanas, cristaleras, escaparates o similar para intentar ver que es lo que ocurre en el interior. 
  • No entrar en el inmueble si la situación en el interior es peligrosa para el personal que se encuentre en el interior. Intentar controlar la situación desde la puerta. Identificarse y establecer comunicación con los agresores. 
  • En el caso de tener controlada la situación y se haya entrado en el inmueble, localizar al responsable del establecimiento y que nos de toda la información necesaria sobre lo que está ocurriendo o ha ocurrido. Detalle de los agresores y posible ubicación, ver los accesos del interior y registrar todos los habitáculos susceptibles de ser utilizados para esconderse por una persona. 
  • En el caso de posible “toma de rehenes”, NO ACTUAR, controlar la situación de la forma más segura montando un punto de observación hacia la puerta de entrada al inmueble, poner la situación en conocimiento de la Central y mando de la Unidad Territorial. 
  • En caso de la existencia de grave riesgo inminente para la vida o integridad física de los rehenes, acceder, en la medida de lo posible, a las peticiones de los secuestradores. 
  • Si durante la situación crítica, saliese alguna persona del inmueble, posible rehén liberado, identificarlo, entrevistarlo y pedir toda la información posible de lo que está ocurriendo en el interior (número de agresores, armas, personas heridas, amenazas, posibles puertas traseras de salida en el interior). Tener en cuenta que las personas liberadas se encuentran en ese momento muy estresadas y en posible estado de shock. Tratarlas con delicadeza, calma, pero controlarlas en todo momento y no dejarlas solas bajo ningún concepto. 
  • Abstenerse de actuar si existe riesgo para la vida de terceras personas con nuestra actuación (rehenes). 
  • Recoger toda la información posible para traslado a la unidad especializada competente. 
  • Quedar a la espera de refuerzos o unidad competente para la intervención. Mientras tanto no perder de vista la puerta de entrada, ventanas, cristaleras y si hiciese falta mantener una comunicación con los posibles agresores con calma y sin amenazas. 
  • En caso de llegar al lugar de los hechos, si todo está tranquilo y no se observa a nadie en el interior del inmueble, registre el mismo a conciencia. Caso de puertas cerradas con llave llamar y pedir contestación a los del interior. En el caso de sucursal bancaria, atención a posible habitación o cámara acorazada, pueden estar dentro o encerrados los empleados.
INTERVENCIÓN ANTE POSIBLE ROBO EN NAVE INDUSTRIAL
Este tipo de actuaciones son normalmente realizadas en polígonos industriales o similar en los extrarradios de las zonas urbanas.
La causa más frecuente de estas situaciones suele estar motivada por el robo de material de construcción, material electrónico, material valor en general, etc.
El procedimiento de intervención varía según las circunstancias de tiempo, si es en días laborales o en fines de semana y festivos, dentro de estas circunstancias también si es de día o de noche.
De día, tendremos más visibilidad de la zona del exterior y dependiendo de las ventanas o cristaleras tendremos más o menos visibilidad en el interior.
De noche, la condiciones de visibilidad serán siempre bajas. Es de tener en cuenta que el mayor número de actuaciones se suelen dar precisamente en estas condiciones, de noche y poca visibilidad, motivo por el cual nos centraremos principalmente en este tipo de actuaciones.
Una vez requeridos para esta actuación y trasladada la patrulla al lugar de los hechos actuaremos teniendo en cuenta el siguiente procedimiento:

  • En las proximidades del lugar, observar movimiento de vehículos sospechosos (no es de extrañar un vehículo de vigilancia próximo a la zona para alertar de nuestra presencia). Desactivar los prioritarios.
  • En el lugar del hecho, especial atención a vehículos y ocupantes estacionados en la puerta o próximos al inmueble (especial atención a furgonetas), ya que es el vehículo más utilizado para robos en estos tipos de inmuebles. 
  • En el caso de la existencia de vehículo y ocupantes sospechosos, parar el vehículo de patrulla a una distancia razonable de seguridad y dirigir las luces de carretera y focos del puente hacia los sospechosos. 
  • En el supuesto de no observar nada sospechoso en el exterior del inmueble, realizar la aproximación de la forma más discreta posible (apagar el puente). Desconectar el motor, apagar las luces, bajar el volumen de las transmisiones, llevarse las llaves del vehículo y proceder la aproximación hacia la puerta de entrada del inmueble, conseguiremos el “Factor Sorpresa”. 
  • Una vez en la puerta, intentar detectar movimientos o ruidos procedentes del interior. Posibles destellos de luz procedentes del interior del inmueble.
  • Si la entrada es accesible, realizarla con la máxima seguridad y discreción. Abrir la puerta y esperar, protegidos, unos segundos antes de entrar, localizar desde el exterior posible punto de protección en el interior.
  • Una vez dentro, apartarse lo antes posible de la entrada y protegerse con algún parapeto, mueble o similar.
  • Si las condiciones de visibilidad son mínimas, tener en cuenta que siempre dispondremos de interruptores de luz en el interior del inmueble (cuadro de luces), dependiendo de la dirección y forma de apertura de la puerta podremos localizar la posición de dichos interruptores, activarlos lo antes posible.
  • Ojo con correr en el interior, desconocemos la distribución interior y en este tipo de inmuebles suele haber variedad de objetos y obstáculos por el suelo en una situación o posición fuera de lo normal. 
  • En el caso de que las condiciones sean de baja luminosidad y haya que hacer uso de linterna, use esta de forma lógica, para localizar agresores, obstáculos o posibles puntos para protección y piense que la linterna encendida es también una señal de identificación de nuestra posición hacia los agresores (apague la linterna en los desplazamiento, enciéndala cuando este seguro tras parapeto).
  • En el caso de encontrarnos con los sospechosos en el interior del inmuebles, nos identificaremos como agentes de las FCS y les pediremos que se entreguen y no realicen movimientos extraños por su seguridad, (siempre le pediremos que se dirijan hacia nuestra posición, nunca iremos nosotros hacia ellos).
  • En el caso de agresión con armas de fuego, buscar un lugar de protección seguro, controlar la entrada, poner la situación en conocimiento de la Central y mando de la Unidad Territorial. En este caso, dirigir las luces del vehículo patrulla hacia la salida del inmueble y activar el puente del vehículo, el “Factor Sorpresa” ya no existe.

(Formación TPA)